Capítulo 1

Por fin después de tantos años sin ver a mi padre por fin, hoy estoy aquí en su casa, la cual es realmente acogedora.

Tenía 4 años sin ver a mi padre, desde que se divorciaron él y mi madre cuando tenía 12 años. Por alguna razón mi madre era muy posesiva conmigo, quería ser la única cosa que mi padre le dolería el perder. Mas sin embargo ya solo me faltan dos años para ser mayor de edad e irme a estudiar lejos, por ello es que decidí convencer a mi mamá de que me dejara terminar mis últimos dos años aquí, para pasar tan siquiera dos años con él antes de irme.

-Me alegro de que estes aquí princesa- dice mi padre con una sonrisa mientras me ayuda a bajar mis maletas de la camioneta.

-Me alegro de al fin poder verte pa- dije dándole un fuerte abrazo, realmente lo extrañaba. Pase varios años solo recibiendo cartas y llamadas de mi padre ya que después del divorcio, nunca pude volver a tener una vida normal antes.

-Espero que te resulte cómoda tu habitación- escuchaba la voz de mi padre, mientras me dirigía a ella.

Cuando la vi era una recamara sencilla, solo se hallaba una cama con unas colchas blancas y una almohada. También se encontraba al lado un tocador de madera. Era sencilla la recamara pero me resultaba bien para mí.

-Es perfecta papá- estaba feliz, no será la recamara más hermosa pero era suficiente para mi, le di un beso en la mejilla y lo abraze. Pase tantos años deseando esto, el volver a ver a mi querido padre.

-Bueno cariño, mañana empezaras las clases en la preparatoria So high. Lo bueno de esta preparatoria es que no está muy lejos de la casa- mi padre empezó a acomodar unas cosas del tocador.

-Gracias papá- le di una sonrisa y mi padre me respondió de la misma forma y cerró la puerta de mi habitación antes de irse.

Un hoy era mi primer día en una nueva escuela, y la verdad estaba muriéndome de nervios.

Iba a tener que empezar de cero, siendo que ya tenía a mis amigos en mi otra escuela. Pero era un sacrificio que estaba conforme en cumplir con tal de estar un poco de tiempo con mi padre.

Cuando entre a mi aula, un puño de ojos se posaron en mí. Entonces el profesor que se encontraba dando la clase me presento y me dijo que podría sentarme en el lugar que deseara. Así que decidí sentarme al lado de una chica de pelo negro y ojos cafés.

-Bienvenida al infierno- dice la chica mirándome con diversión.

-Gracias- mi voz apenas era audible, realmente estaba nerviosa.

-Mi nombre es Nicky, paraces buena chica- dijo aquella chica escaneándome- creo que podremos ser grandes amigas... mm ¿cómo dices que te llamas?.

-Melody- entonces le di una sonrisa. Creo que esta chica no es tan mala después de todo.

Llego la hora del almuerzo y me senté con Nicky, y su primo Alan. Quien era un chico realmente gracioso además de ser muy atractivo, y tenía unos ojos miel preciosos que combinaban a la perfección con su cabello negro rojizo.

Di una a mirada a la gente que se encontraba en la cafetería. Parecía que todas las mesas había grupos como en las películas y caricaturas, cada grupo era diferente y singular cosa que los diferenciaba.

Se encontraba el grupo de los motociclistas que según me había dicho Nicky, eran los chicos malos y rebeldes de la universidad. También había un grupo de los chicos nerds, los chicos más inteligentes de la escuela. También se encontraba el grupo de música de la escuela, los cuales no dejaban de cantar. Y por último veo la mesa de los chicos populares, los cuales se conformaban de porrista y jugadores de futbol americano.

En ese grupo note que un chico de ojos color verde avellana y cabello castaño claro, fijaba su mirada en mí mientras sonreía. Ante aquello decidí desviar mi mirada hacia Nicky.

-Oye Nicky, conoces a ese chico de haya- pregunto haciéndole señas disimuladas hacia la mesa donde se encontraba aquel muchacho.

-De quien rayos hablas- Nicky dice confundida levantando una ceja.

-Hablo de aquel chico que está sentado en esa mesa, el chico de cabello castaño y ojos verdes.

-Aaa, te refieres a Nathaniel Peterson, el chico má....s sexy de la escuela.

-Bueno... ese- digo volteando a ver en dirección a Nathaniel quien no dejaba de mirarme.

-Oh por dios te está mirando- su voz estaba entre un grito y un susurro, al oírla hizo que volviera a fijar mi atención a ella.

-No no creo que me esté mirando- miento, realmente se notaba que me miraba, volteaba para todos lados pero una de tres o me estaba mirando a mí, o estaba viendo a Nicky, o tres podría ser gay y realmente estaba mirando al chico detrás de mí.

-Definitivamente si te está mirando- dijo Alan metiendo una cucharada de puré de papa a su boca.

-Bueno... no entiendo el por qué... ni si quiera me conoce.

-Pues es más que obvio el por qué- me dio una mirada que es tan obvio, mientras empezaba a tomarun sorbo de su jugo de naranja.

-¿Porque?- me acerque un poco más a la mesa para estar más cerca de Alan, quería saber porque había dicho eso.

-Porque eres muy guapa, para ser sincero si no tuviera novia, yo no despegaría mi mirada de ti- Alan me da una mirada coqueta y en eso Nicky le da un zape a Alan.

-Auu- se queja Alan- Porque me golpeas- dice enojado sobándose la cabeza- el que seas mi prima no te da derecho a maltratarme físicamente.

-Eso fue para ver si así se te reacomodan las neuronas, que te quede claro primito tu jamás andarás con Melody ni con ninguna de mis amigas, te lo prohíbo- dice enojada Nicky picándole el pecho a su primo.

-No eres mi madre para decirme que debo y no hacer- y entonces Nicky le da otro zape.

-¡Ya basta! Me duele- sube la voz Alan furioso y agarrándose la cabeza- enserio prima, no se abran equivocado de sexo los doctores cuando les dijeron a mis tíos que eras mujer, porque con esa fuerza de bato, dudo mucho que seas una chica- y entonces Nicky se preparó para darle un golpe en la cara- Nonono, tranquila prima era solo una broma, sabes que te amo- dice levantándose y agarrando las manos de su prima para evitar que lo volviera a golpear.

-Da gracias que estamos en la cafetería y que todos nos están mirando, porque si no fuera así no hubiera nada que te salvara renacuajo- dijo ella por último y se sentó a un lado mío.

-Si no fuese primos, diría que se aman-dije recargando mi cara en mi mano derecha.

-Nosotros, una pareja- dijeron al unísono con cara de repulsión.

-Incluso hasta piensan de la misma forma- empecé a reírme por la situación, y ellos me fulminan con la mirada.

Mi siguiente clase era de algebra y de hecho estaba feliz por ello ya que amo las matemáticas. Ya que si logras entender el procedimiento sea cual sea, lo aprendes rápido y llegas al resultado. Además siempre se me facilitaron mucho las matemáticas.

Cuando entre volví a ver a ese chico de ojos verde avellana que se encontraba al fondo del aula y una chica no dejaba de coquetearle. Al parecer Nathaniel Peterson era un rompecorazones.

Decidí sentarme en la única mesa sola y disponible que se encontraba delante de Nathaniel.

Sentía como si alguien me estuviera mirando. Así que volteo y ahí estaba. Nathaniel Peterson mirándome fijamente, y me dio una pequeña sonrisa. No sé por qué pero eso me provoco escalofríos.

Llegó el profesor que nos impartirá la clase de algebra y empiezo a impartir la clase.

Tenía mi atención completamente fija en el pizarrón viendo como el profesor anotaba unas ecuaciones en él. De repente escucho como la silla de mi lado izquierdo se mueve y volteo. Al parecer era Nathaniel Peter son quien estaba acomodando sus útiles justo al lado de mi.

Lo vi por unos segundo y aparte la mirada fingiendo que no había presenciado su presencia, esperando que él no me hablara, podrá ser un chico atractivo pero algo en él no me daba buena espina.

Pero sin importar lo que yo deseara, como siempre paso todo lo contrario. Aquel chico volteo hacia mí y me hablo.

-Así que eres nueva eeh..

-Sí, así es- dije sin mirarlo y prestando atención a la clase del profesor.

-Me llamo Nathaniel, Nathaniel Peterson- dijo extendiendo su mano a mí, pero yo simplemente lo ignore - ¿Acaso tienes algún problema conmigo?- al ver que no le contestaria prosiguio- bueno... Yo solo trataba de ser amable, no tienes que ser una perra- dijo rodando los ojos, y yo enfurecida voltee a verlo.

-Si no te importa, estoy prestando atención a la clase- dije con una sonrisa forzada y volví mi vista al pizarrón.

-Además de una perra, una sonsa.

-¡Sonsa tu madre!- grite en su dirección, y entonces voltee alrededor de mi salón. Todos nos estaban mirando y el profesor lucia furioso.

-Si no les interesa mi clase, entonces sálganse- Furioso el profesor, nos señaló a ambos y luego a la puerta.

-Pero profesor...- dije aun en shock.

-Vayan ahora mismo a la oficina del director, están suspendidos de mi clase por una semana- aún furioso volvió a apuntándonos a la puerta para que nosotros saliéramos. Y en su mirada se veía que hablaba enserio y que no cambiaría de parecer. Maldito Nataniel por su culpa me suspendieron de mi clase favorita.

Cuando llegamos con el director, nos dijo que oficialmente si nos encontrábamos suspendidos, y después de aquello no tardo nada Nathaniel en volver a meternos en problemas por lo cual el director nos dijo que estaríamos en detención por tres semanas. No puedo creer que por culpa de ese imbécil voy a estar en detención por tres semanas y aparte me habían suspendido de una clase. Nunca me había pasado esto, siempre he sido una chica buena y aplicada, jamas en mi vida había sido regalada por un maestro o había sido mandada a detención.

No se como pero juro que me las pagara.

Read Next Episode
Step Into A Different WORLD!
Download MangaToon APP on App Store and Google Play