Capítulo 8

Nick

9 años atrás

Era divertido jugar con mi hermano Nathaniel, siempre que mi papá no estaba jugábamos a las guerras con pistolas de agua, incluso fingíamos ser astronautas y que íbamos al espacio. Aunque siempre que llegaba mi padre la diversión siempre terminaba, ya que mi padre me regañaba y no entendía el porqué.

Mi padre aun me seguía causando el mismo temor, que me provocaba desde que se había ido Nathaniel. Cuando escuchaba la puerta principal abrirse sabía que papi me iba a golpear nuevamente.

Aunque ahora que estaba Nathaniel conmigo él siempre se interponía entre mi padre y yo, por lo que el recibía los golpes.

Admiraba a mi hermano porque sin importar lo duro que lo golpeara mi padre el no lloraba y me decía que todo estaría bien, que él siempre me cuidaría.

Hoy estaba en el partió y estábamos jugando a ser policías, Nathaniel era el policía y yo era el ladrón. Todo era tan divertido y genial. Hasta que escuche como mi padre me llamaba de lejos diciéndome que me acercara a él. Tenía miedo de que si no le hacía caso me iría peor de lo que normalmente me iba con mi padre siempre, así que decidí hacer caso.

-¿Qué demonios estás haciendo haya en el patio?- dijo mi padre molesto agarrándome fuerte de mi brazo, tanto que dolía.

-Estoy jugando papi.

-Aja si eso lo sé, pero ¿porque demonios estás hablando solo?

-No estoy hablando solo papi.

-Aa... ¿Si? Entonces con quién demonios estabas hablando Nick, no veo a nadie aquí - dijo mi padre acercándome más a él y yo voltee a ver a Nathaniel quien me hizo una señal de que no le dijera nada a mi padre con respecto a él. Así que recordé una caricatura que veía que se llamaba Mansión Foster para amigos imaginarios.

-Estaba hablando con mi amigo blue, está al lado de mi- mentí esperando que mi padre creyera que estaba hablando con un amigo imaginario.

-De pilón de que eres un niño inútil y problemático, ahora me tenías salir loco. Te me vas ahora mismo a tu habitación, y no quiero que vuelvas a decir esa estupidez de que estas hablando con tu supuesto amigo blue- dijo por último mi padre antes de aventarme a las escaleras para que subiera a mi habitación.

Me acosté en mi cama esperando que llegara Nathaniel de un momento a otro. Para mi suerte no tardo mucho.

-Nathaniel- dije con felicidad levantando me de mi cama y corriendo hacia mi hermano dándole un abrazo - ¿porque te escondiste esta vez de papá?

-Bueno... Digamos que esta vez me dio miedo y no quería que le hablaras de mí.

-Tu eres muy valiente Nathaniel, eso lo que admiro de ti. En cambio yo soy un cobarde que lo único que hace es llorar en su habitación.

-Oye...- sentí como la mano de Nathaniel se posaba en mi hombro- Tú no eres un cobarde. Tú eres más valiente y más fuerte que yo Nick, tenlo por seguro chaparro- dijo por último Nathaniel alborotándome el cabello.

Siempre Nathaniel aparecía en el momento indicado, siempre cuando yo lo necesitaba. Pero había momentos en el que el desaparecía y no lo veía por buen rato.

Nathaniel se fue y me quedé completamente solo en mi habitación. Vi el reloj el cual marcaban las 7:00 de la noche, decidí dormirme.

Cuando estuve a punto de quedarme completamente dormido. Escuché como la puerta de mi cuarto se abría. Sabía quién era y por ello mi piel estaba chinita y me recorrió un escalofrío por todo el cuerpo.

Fingi que estaba dormido, pero aun así sentía como se acercaba lentamente mi tío a mi cama.

Sentí como la cama se hundió a un lado de mis piernas, sabía que era porque mi tío se había sentado en mi cama. Después sentí como su mano pasó lentamente por mis piernas. No podía fingir más, lo patee y traté de salir corriendo de mi cuarto pero cuando estuve a punto de llegar a la puerta me agarro y me aventó a mi cama.

-¡Suéltame! ¡Déjame en paz! - grite lo más fuerte que pude, tenía la vista borrosa porque mis ojos se estaban llenos de lágrimas.

-¡Cállate renacuajo! - grito mi tío y se puso encima de mí, me quito la playera y lo golpe con todas mis fuerzas pero él me detuvo agarrandome las muñecas y pegando mis manos a los lados de mi cabeza. No quería, no quería que volviera a hacerme lo mismo que me hacía todos los días en contra de mi voluntad.

-¡Déjameee! ¡No quiero que me toques! - grite tratando de que mi poca fuerza sirviera para que me soltara.

-¡Que te calles!.

De repente escuche como la puerta de mi cuarto se abrió de repente.

-¡Qué demonios son esos gritos...!- entonces la mirada de mi padre se enfocó en mi y después en mi tío quien aún se encontraba arriba de mi agarrándome de los brazos, y mi padre más furioso que antes se acercó a nosotros. Oh no me va a volver a pegar -¡Qué demonios le está haciendo a mi hijo, grandísimo imbécil! - dijo mi padre agarrando a mi tío de la camisa y estrellándolo en la pared.

-No es lo que parece Tom, yo solo...- entonces mi padre lo golpeó repetidas veces y con gran fuerza en la cara, haciendo que le brotara un poco de sangre en el labio y en la nariz.

-Tu... Grandísimo imbécil, te me vas a largar ahora mismo de mi casa y no volverás jamás- lanzó a mi tío con fuerza al suelo- si vuelvo a ver que te le acercas a mi hijo, te juro por lo más sagrado que tengo que te mataré.

Después de que mi padre dijo eso mi tío salió rápidamente de la habitación. Mi padre aún estaba apretando sus nudillos con fuerza y su mirada seguía fija en la puerta de mi cuarto.

Cuando mi padre por fin decidió voltear a verme, su mirada estaba llena de tristeza, no tenía el semblante de odio hacia mí como siempre.

Mi padre se acercó a mi cama, lo que hizo que retrocediera con miedo de que ahora me golpeara a mi.

-Tranquilo Nick... No te haré daño pequeño, ven... - dijo mi padre extendiendo su mano hacia mí. Dude al principio, no sabía si realmente decía la verdad o si era una mentira nomas para que me acercara y de repente ¡tras! me da un golpe en la cara o me avienta al suelo.

Pero para mi sorpresa cuando me acerque a él, lo que hizo fue abrazarme y llorar.

-Dime Nick... ¿Él te toco?- yo mire hacia la puerta con miedo de que llegara mi tío nuevamente, y mi padre me sacudió levemente- por favor contéstame Nick, él te toco.

-Si papi- dije con lágrimas en los ojos- le decía que no quería, y el... - entonces mi padre me vuelve a abrazar.

-Perdóname hijo, si hubiera estado más al pendiente de ti, esto no habría ocurrido. Pero te juro que él no va a volverte a hacer daño Nick, no lo dejare que te vuelva a tocar.

El recreo era mi parte favorita de la escuela. Podía hacer lo que yo quisiera, sentarme a comer con mis compañeros de clase, columpiarme en los columpios, jugar al avioncito o a cualquier cosa que quisiera. Y ahora con más razón el recreo seria mi parte favorita ya que tenía a mi hermano junto a mi otra vez, quien jugaba conmigo todos los días. Aunque creo que a mis compañeros no les agrada Nathaniel porque siempre que juego con él nos miran raro.

Hoy estábamos jugando a tú las traes. Me tocaba ahora mi atrapar a Nathaniel así que corrí para atraparlo pero me tropecé. Al parecer Ricky había puesto su pie para que me cayera.

Odiaba a Ricky, siempre me molestaba, y yo nunca tuve el valor de cobrarme cada golpe que me daba y cada vez que el me quitaba mi dinero. Escuche como varios de mis compañeros se reían de mi caída.

-Eres un idiota Ricky- dije furioso aun en el suelo, me dolía mucho mi rodilla.

-¿Cómo me llamaste?

Me congele ante su contestación -¿Chicos no quieren jugar al fútbol? Porque aquí tenemos una buena pelota- dijo Ricky dándome una patada en el estómago haciendo que se me fuera el aire por unos segundos.

Los chicos solo se rieron. Ricky me pateo una y otra y otra vez. Hasta que de repente paro. Vi arriba y vi que un chico de ojos azules y pelo negro quien al parecer había golpeado a Ricky fuertemente en la cara.

-Te atreviste a golpearme rata inmunda- Ricky se acercó corriendo hacia aquel chico y ese chico lo esquivo y le dio un golpe en la espalda.

Después de aquello el chico empezó a alejarse y yo fui corriendo tras él.

Cuando por fin se detuvo. Me detuve para respirar un poco.

-Oye... ¿Porque me defendiste? ¿Quién eres? - dije agitado de tanto que corrí para poderlo alcanzar.

El chico estuvo en silencio por unos segundos y se voltio hacia mí.

-Me llamó Noah.

Read Next Episode
Step Into A Different WORLD!
Download MangaToon APP on App Store and Google Play