Capítulo 11

El escuchar la voz de Nathaniel hizo que me entrará un escalofrío por todo el cuerpo. Tenía miedo de que viera que entre a la habitación de su hermano así que tomé el diario de Megan y lo metí a mi bolsa.

Salí rápidamente de la habitación de Nick y me metí a la de Nathaniel, cuando escuché los pasos de Nathaniel, rápido me metí al baño.

-¿Melody? ¿Estás aquí?

-Si amor, ahorita salgo- grite fingiendo que todo estaba bien.

-De acuerdo... solo quería asegurarme de que no te habías cansado de esperarme y te habías ido. Te espero abajo con mi ti Helen.

-¡Okeyy!..

Mi corazón estaba latiendo fuerte. No entiendo porque sentía miedo de que Nathaniel me viera en la habitación de su hermano, pero... Me preguntó si Nathaniel sabría de la existencia de este diario.

Al día siguiente me encontré a Alan y Nicky peleándose como siempre. Ya me había acostumbrado a esto, a veces verlos hacer esto era vergonzoso pero también me daba gracia. Muchas veces me pongo a pensar como sería el tener un hermano o hermana. Muchos creen que es genial ser hija única pero la realidad es otra. Preferiría tener un hermano o hermana y pasármela peleando una que otra vez con él o ella, que mi vida actual.

-¿Ahora porque están peleando?

-No estamos peleando Melody solo estamos discutiendo nuestros puntos de vista- dijo Nicky rodeando los ojos.

-¿Cuál es el tema? Quisiera saber.

-Tania volvió a buscarme... Me pidió que le diera otra oportunidad.

-Y yo le digo que es un idiota si la perdona.

-Ya te dije que no pienso volver con ella, y si así fuera ¿a ti qué?, es mi vida Nicky entiéndelo.

-No claro que no, esto si es asunto mío porque eres mi primo y no dejare que esa zorra vuelva a verte la cara.

-Pero ya te dije, no voy a volver con ella. Pero no negare que aún la quiero.

-Yo apoyo a Nicky, serías un completo idiota si vuelves con ella.

-Gracias por tu apoyo Mel- dice Alan con un tono sarcástico.

-Alan al igual que tú nos cuidas, nosotras cuidamos de ti. Así que acostúmbrate- dije dándole un sorbo a mi jugo de naranja.

-Y yo cuido de mi chica- dijo Nathaniel rodeándome con sus brazos.

-Creí que hoy no vendrías a la escuela- dije extrañada.

-Siempre no tuve que ocuparme exactamente hoy de ese asunto.

-Me alegro por eso, ahora tengo a mi chico junto a mí- dije rodeándolo con mis abrazos su cuello y dándole un beso en los labios y después de unos segundos escuché carraspear a Nicky y a Alan, por lo cual nos separamos y los miramos.

-No coman enfrente de los pobre- dice en broma Alan.

-Por favooor...

De repente vi a entrando a la cafetería a... Oh por dios no puede ser. Me levante y fui directo hacia Fernando a abrazarlo.

-¿Qué demonios haces aquí? - dije sorprendida.

-Bueno... ¿Que? ¿A caso uno no puede venir a visitar a su mejor amiga?

Fernando era mi mejor amigo en mi antigua escuela, es un año mayor que yo y es muy atractivo. Amaba sus ojos miel y cabello negro. Tiene un carácter lindísimo, es muy amable, respetuoso, buena onda y realmente atractivo. Pero... Lo único malo que podría decir que tiene es que es gay, bueno eso supe hasta la fecha. Jamás supe que el haya tenido en algún momento alguna novia, solo me había entrado que había salido en la secundaria con un chico y desde que terminaron no ha andado con nadie.

En mi otra escuela la mayoría de mis amigas me decían que era una tonta por llevarme con un chico gay, pero la verdad eso no me importaba, Fernando era un gran chico y era bueno escuchando. Cuando corte con Derek él fue mi hombro en el cual llore, el me consoló como si fuera mi hermano y desde aquel día hemos sido más unidos.

-Me alegro de que estés aquí, no tienes una idea de todo lo que he pasado.

-Si... Me entere de lo de Derek, lo siento..., me hubiese gustado estar aquí junto a ti en ese momento.

-No te preocupes...- dije algo nostálgica, cuando recordaba a Derek sentía un vacío, un dolor agudo el cual no llegaba solo sino que venía junto con recuerdos de mi pasado con él- ¿Y estas aquí de visita?

-Si... Por cierto hice un cambio de escuela. Así que ahora estás viendo a tu futuro compañero de escuela- dijo dándome un guiño.

-No... ¿Me estás jugando una broma?- dije emocionada y sorprendida a la vez.

-No, lo digo enserio. A partir de ahora ya seré parte de esta escuela, no podía terminar mis últimos dos años de preparatoria sin mi mejor amiga.

Me emocione tanto que lo abrace de la nada, estaba muy feliz. Mi mejor amigo estaría conmigo en esta misma preparatoria.

De repente sentí como alguien estaba mirándonos fijamente y a la vez sentía como si a alguien estuviera detrás de mí, así que solté a Fernando y voltee.

Era Nathaniel quien miraba con odio y coraje a Fernando, su mirada me daba miedo. Si se pudiera matar con la mirada, creo que Fernando estaría bien muerto.

-Aaa... Fernando te presento a mi novio Nathaniel, Nathaniel él es Fernando mi mejor amigo de mi otra preparatoria.

-Es un gusto conocerte- dice con amabilidad Fernando extendiendo su mano a Nathaniel. Pero Nathaniel solo seguía mirándolo con frialdad, así que le di un codazo haciendo que volteara a verme, y entonces decidió estrechar la mano de Fernando.

-Igualmente- dijo de forma fría Nathaniel.

Cuando Nathaniel me llevó a mi casa no dijo ninguna palabra, durante todo el trayecto y cuando trataba de sacar platica el simplemente me ignoraba, lo cual me dio mucho coraje.

-¡¿Porque demonios no me has querido dirigir la palabra Nathaniel?! ¡¿Estás enojado conmigo o qué?!- dije furiosa, pero no recibí ninguna reacción de él. Así que decidí salir del carro pero él me detuvo.

-Perdona... Es solo que...

-¡¿Que?!

-¡Estoy furioso! ¡¿sii?! , me dio coraje ver que abrazaras de esa forma a ese tal Fer-nan-do - dijo haciendo una cara tonta en señal de burla. Cosa que me dio mucha risa.

-Con que era eso... ¿Estas celoso?- dije con diversión.

-No claro que no- dijo Nathaniel cruzando se de brazos.

-Bueno... Tu cara y  tu actitud indican otra cosa.

-Bueno y si estoy celoso ¿qué?- ante su reacción rompí en risa- ¿porque te ríes? No es gracioso.

-Claro que sí- dije por último y le di un beso en los labios, cosa que pareció que lo había tomado desprevenido- No tienes que sentir celos de Fernando.

-¿Cómo no? Desde el momento en que llegó todas las chicas cuchichean y dicen que es guapísimo y que quisieran andar con él. Como no me va molestar el verte con él y de pilón que lo abrazases- dijo Nathaniel furioso apretando con sus manos el volante del carro.

-Bueno ellas no saben lo que yo.

-Y eso ¿es...?

-Fernando es gay, así que no necesitas preocuparte por eso. El jamás se fijaría en mí, en todo caso se fijaría en ti.

-Agh.. por dios no digas ni de broma eso- dijo Nathaniel sacudiendo se y haciendo una cara de espanto.

-Eres un idiota- dije con diversión y Nathaniel me toma de la barbilla haciendo que lo mirara fijamente.

-Un idiota que está loco por ti- y estampó un beso en mis labios, era profundo y tierno.

Cuando entre a mi casa mi padre andaba de un lugar a otro acomodando cosas.

-Pa ¿porque estas limpiando la sala así tan desesperado?- pregunté extrañada.

-Tus primos Mia y Mike vienen a pasar las vacaciones con nosotros.

-¿Qué?- dije aun en shock, tenía dos años de no ver a mis primos mellizos Mia y Mike.

En realidad no me caían en lo más mínimo, eran arrogantes y a pesar de ser mi primo, Mike siempre me tiraba indirectas o me miraba de pies a cabeza. Lo detestaba, era un completo idiota.

-Lo siento cariño, también me tomaron por sorpresa y no les pude decir que no.

-Y ¿cuánto tiempo se  piensan quedar?

-Solo se quedaran en la ciudad una semana.

Genial tendré que soportar al zorro y pervertido de mi primo, y a la perra egocéntrica de mí prima por una semana. No es por ser mala onda pero cualquiera que los conociera como yo realmente los detestaría.

Read Next Episode
Step Into A Different WORLD!
Download MangaToon APP on App Store and Google Play