Capítulo 12

Detesto a mi primos, son un verdadero fastidio. En cuanto llegaron me lanzaron sus maletas como si yo fuera su criada agghh..

La última vez que los vi fue hace 3 años. Yo tenía  14 y ellos 16, y al igual que hoy me trataban como si fuera su chacha.

Pero esta vez lo que hice con sus maletas fue aventarlas, lo cual pareció hacer enojar a Mía.

-¡Como te atreves a aventar mis maletas de esa forma!

-Si no te has dado cuenta  soy tu prima no tu chacha ni de Mike, así que vete acostumbrando.

-Eres una igualada, como puedes tratar así a tus queridos primos- dijo ofendida poniendo una mano en su pecho.

-Me alegro de que ya hayan llegado chicos- dice mi papá con una pequeña sonrisa, y Mía va hacia el y lo abraza. Siempre ha sido bien barbera con mi padre Mía y Mike.

Desde que tengo memoria ellos siempre fingen ser inocentes palomas en presencia de nuestros padres, pero cuando estoy sola con ellos demuestran ser los viles demonios que son.

-Tío se ve más joven y delgado.

-Gracias Mike, últimamente trato de cometer más saludable por mi salud.

Mi padre hace años le diagnosticaron diabetes por lo cual siempre tenia que cuidar su tipo de alimentación, y sinceramente sentía lástima por el porque el era del tipo de que le encantaba comer puras chucherías al igual que yo. Me preguntó cómo pudo haber tenido tal fuerza de voluntad durante tantos años, porque antes solía comer a diario galletas, sabrías, entre otras cosas en las que solían ser muy dulces. Ya ahora lo máximo que lo veo comer a diario es una galleta en el día.

-Se nota tío, se ve incluso 10 años más joven, apuesto que todas las mujeres aquí están locas por usted tío- dijo Mía con entusiasmo.

-Bueno gracias por ser tan agradables chicos, espero que disfruten estar aquí con nosotros por esta semana.

-Eso es seguro tío.

-Muchachos se que acaban de llegar pero lamento decirles que esta noche los dejaré solos porque tengo que trabajar en la tienda y hacer inventario de todo el almacén.

-¡¿Que?! - mi reacción hizo que los tres posaran sus ojos en mi.

-Lo siento cariño, pero tengo que hacer esto hoy. Lo había dejado pasar desde que llegaste aquí porque quería pasar todo el tiempo contigo, pero ya se me ha acumulado mucho trabajo- en los ojos de mi padre se veía que trataba de que yo lo comprendiera que esto era algo necesario.

No me quedo más remedio que aceptar que mi padre trabajará de esta noche.

Estaba lavando los trastes, por lo general los  jueves le tocaba a mi padre lavarlos pero por obvias razones, lo tendré que hacer yo.

De la nada sentí como unos brazos me rodeaban con una ligera fuerza, y cuando voltee vi a Mike quien deslizaba  su mano hasta que llego a mi trasero y yo lo golpeó en las cosillas haciendo que se alejara de mi e hiciera una cara rara por el dolor.

-No vuelvas a tocarme idiota- dije enojada mientras me secaba las manos con una pequeña toalla que teníamos en el fregadero.

Pase por un lado de él y sentimos como el jalaba de mi brazo y me estrellaba contra la pared.

-Si que has madurado- dijo Mike mientras me miraba de forma sucia de pies a cabeza.

-Te lo advierto, déjame ir o te juro que.. - entonces el me beso a la fuerza, trate de que él se alejara de mi pero, cada vez que intentaba alejarlo no conseguía nada.

Entonces de la nada escuche una puerta abrirse.

-¡Estúpido Marc, juro que se va a arrepentir! - se escuchaba a Mía hecha una fiera. Y en cuanto vi mi oportunidad golpee a Mike justo en las nueces, haciendo que se retorciera. Pero no estaba satisfecha con eso, así que le di un puñetazo fuerte en la cara y en eso entra a la cocina Mía.

-¡Oh por dios Mike!- corrió preocupada Mía al lado de su estúpido hermano.

-No vuelvas a tocarme ni hablarme, mucho menos se te ocurra mirar en mi dirección pedazo de mierda- dije por último antes de ir directo a mi habitación, sintiéndome orgullosa de lo que había hecho y asqueada por lo que me había pasado. Definitivamente mi primo era un idiota y un cerdo.

Llegue a mi escuela con ganas de asesinar al primero que me llegase a dirigir la palabra. Y la razón de ello es que estaba muriendo de sueño porque anoche Mía se la paso llorando a grito abierto por la ruptura con su novio Marc y Mike estaba escuchando heavy metal muy alto.

Sentí como una mano se posaba en mi hombro y estaba a punto de estila mi veneno, cuando me di cuenta que era Fernando, quien se le notaba en su cara preocupación.

-¿Estas bien Mel?- la voz de Fernando y su mirada siempre hacia que en momentos como este me sintiera como una vil perra  y una mala amiga. Recuerdo que una vez el hizo lo mismo y realmente estaba aún de peor humor y lo insulte de mil formas. Por lo cual dejamos de hablarnos por un mes.

Solté un suspiro fuerte ante la pregunta de Fernando y trate de tranquilizarme.

-Regreso el dúo del mal.

-¿Te refieres a Mía y Mike? No puede ser, ahora entiendo porque el mal humor.

-No me dejaron dormir en toda la noche, Mía no dejaba de llorar por su ex y Mike escuchaba heavy metal, ¡y sabes que detesto ese género de música!

-Si lo se tranquila, creo que se lo que necesitas en este momento- dijo Fernando con una pequeña sonrisa.

-¿Que cosa?- entonces Fernando saca de su mochila un peluche de panda- ¡oh por dios!

-Es para ti, hace semanas lo vi y me recordó a ti.

-¿Lo dices porque sabes que amo los pandas?

-Si además de que eres como un panda.

-¿En que aspecto?

-Eres ocurrente, a veces hostigosa...

-Oyeee.. - dije dándole un pequeño golpe en el hombro.

-Auu... Y a pesar de ser brusca eres muy hermosa- al principio me sorprendieron las palabras de Fernando. El nunca me había dicho que era hermosa, pero mi siguiente reacción  fue abrazarlo y antes de alejarme de él le doy un beso en la mejilla.

-Gracias por ser como eres Fer, no se que haría sin ti.

Pase mis demás clases tratando de no pensar en lo que me esperaba llegando a casa. No quería volverme a topar con mis primos y mucho menos con Mike.

-No que según no tenias primos de tu edad- dijo Nicky con un tono irritante. Se le notaba en la cara que estaba ofendida o enojada, tal vez ambas porque le había mentido sobre ese asunto.

-Bueno lo admito omití esa parte con respecto a mi familia. Pero es porque a ese par de bestias no los considero mi familia.

-La familias es familia Mel y no se niega, acaso vez que yo niegue a esta rata desnutrida, que tengo como prima- dice Alan señalando a Nicky y ella le da un zape fuerte en la cabeza- auu.. Eso me dolió.

-Eso te pasa por quererte hacer el gracioso lata guamuchilera.

-Solo mido 1.69, no catalogo para ser digno de ese apodo, a comparación contigo si eres una rata desnutrida.

-Date por muerto.

Tuve que ponerme en medio de esos dos antes de que se desatará una guerra.

-Ya basta ustedes dos, ¿no podrían estar un momento sin andarse peleando en público?

-Como sea- dijo Alan sentándose en su asiento y poniendo sus brazos detrás de su cabeza- estábamos hablando de tus primos, ¿que rayos te hacen para decir que no los consideras parte de tu familia?

-Mmm pues déjame ver... Mía es una egocéntrica, niña mimada, cree que soy su chacha y que puede hacer conmigo y los demás lo que le venga en gana y tratarlos como si fueran sus esclavos.

-Guau se oye como una completa perra.

-Lo es, Nicky.

-¿Y que hay de tu primo?

-Mike es un mujeriego, creído, egocéntrico, un cerdo y ¡un acosador! ¡Su simple presencia me da náuseas!

-Wuau espero que no te refieras a mi- dijo de broma Nathaniel detrás de mi- porque si fuese así, eso realmente dolió.

-No amor, no me refería a ti.

-¿Entonces de quien te estas expresando de esa forma?

-Se expresa así de su primo Mike- dice Nicky metiéndose a la boca una papa frita.

-Mis primos Mía y Mike acaban de llegar aquí y se quedarán una semana conmigo y mi padre.

-Creí que no tenias primo de tu edad.

-Eso mismo le dijimos nosotros, como pudiste omitir algo tan importante.

-Bueno ya les dije que ellos no importan, los detesto y ellos a mi. Lo que menos quiero es llegar a ver a mis primos. Al parecer el hermano de mi padre sufrió un accidente y decidió ir a cuidarlo esta noche.

-Bueno si, eso piensas podrías quedarte esta noche en mi casa conmigo y mi tía Helen.

-¿Hablas en cerio Nath?

-Claro que si amor, cuando quieras y lo necesites puedes quedarte en mi casa. Podrías quedarte en mi habitación.

-¿Pero si yo durmiera en tu habitación donde dormirías tu?

-Pues contigo obvio- dijo con una sonrisa coqueta y le di un ligero codazo en las cosillas.

-Estas loco, no dormiré en la misma cama contigo, creo que sería algo irrespetuoso para tu tía Helen.

-Sabia que dirías eso, por eso yo dormiré en la habitación de Nick.

-¿Crees que no abra problema con tu tía?

-Ella te adora Mel, de seguro en cuanto le diga que te quedaras a dormir con nosotros se alegrará.

Me alegraba tanto tener personas en mi vida que realmente me querían y me apoyaban. Tenia un mejor amigo que siempre me sacaba una sonrisa en mis peores momentos, dos amigos que eras como mis hermanos y el mejor novio del mundo. Nada podría arruinar esto.

Read Next Episode
Step Into A Different WORLD!
Download MangaToon APP on App Store and Google Play